Ácidos Grasos Omega-3: PF

Píldoras de Ácidos Grasos Omega-3

Todos necesitamos los ácidos grasos omega 3. Son esenciales para la salud a lo largo de nuestras vidas. Durante el embarazo a través de la lactancia materna, nuestra necesidad de los omega-3 aumenta aún más. Mientras que estamos embarazadas, los omega-3 son un pilar fundamental del cerebro, los ojos y el sistema nervioso fetal. Después de que nazca el bebé, los omega-3s apoyan el desarrollo del cerebro y la función inmune, mientras que también apoya un estado de ánimo posparto saludable y el bienestar de las madres. Sigue leyendo para saber más acerca de estas potencias nutricionales.

¿Qué Son los Ácidos Grasos Esenciales Omega-3?

Los omega-3 son una familia de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga. Son nutrientes esenciales para la salud y el desarrollo, al igual que ciertas vitaminas y minerales. Sin embargo, no podemos producirlos por nosotros mismos, por lo que debemos consumir omega-3 a través de la dieta o de suplementos.

Sin embargo, los omega-3 son drásticamente deficiente en el suministro de alimentos de los Estados Unidos. De hecho, los estadounidenses tienen la menor ingesta de omega-3 de cualquier país desarrollado del mundo. Entonces no es de extrañar que la mayoría de las mujeres estadounidenses son deficientes en omgega-3. Esto explica por qué los médicos recomiendan que todas las mujeres tomen un suplemento de omega-3 de aceite de pescado (o aceite de algas) – especialmente durante el embarazo.

Las investigaciones indican que los dos ácidos grasos omega 3 más beneficiosos son el EPA (ácido eicosapentaenoico) y el DHA (ácido docosahexaenoico). A pesar de que el EPA y el DHA, naturalmente ocurren juntos y trabajan juntos en el cuerpo, los estudios muestran que cada ácido graso tienen sus ventajas únicas. Los beneficios para la salud documentados de el EPA y el DHA incluyen el apoyo a la salud del corazón, el cerebro y la función cognitiva, la movilidad articular, la salud de los ojos, la piel y el pelo sanos, y una respuesta inmune saludable.

Durante el embarazo y la lactancia, los beneficios basados en la investigación de los omega-3 EPA y DHA incluyen apoyar el desarrollo saludable del cerebro fetal, los ojos y el sistema nervioso, un peso al nacer sano y la duración de gestación saludable, el desarrollo del sistema inmunológico saludable, el estado de ánimo positivo y el bienestar de las madres, y la atención y concentración en bebés y niños.

 

¿Qué Alimentos Contienen los Ácidos Grasos Omega-3 (EPA y DHA)?

Las mejores fuentes de EPA y DHA son los peces de agua fría como el salmón, atún, sardinas, anchoas y arenque. Muchas personas están justificadamente preocupados por el mercurio y otras toxinas en el pescado, especialmente durante el embarazo. Por esta razón, los suplementos de aceite de pescado purificados son a menudo la fuente más segura de EPA y DHA.

Un suplemento de aceite de pescado de calidad alta de un fabricante acreditado entrega los beneficios de la salud de EPA y DHA sin el riesgo de la toxicidad.

Muchas personas piensan que la linanza y/o el aceite de linaza contiene omega-3s. Pero la linaza contiene la cadena más corta de omega-3, ALA (ácido alfa-linolénico), que es diferente de la de cadena más larga de EPA y DHA. El EPA y DHA son los omega-3s que el cuerpo necesita para el desarrollo y una salud óptima.

Mientras que alguna vez fue pensado que el cuerpo humano podía convertir el ALA en la linaza a el EPA y DHA que necesitamos, la investigación actual demuestra que esta conversión es rara y ineficiente. El aceite de pescado o aceite de algas es una fuente mucho más fiable de los EPA y DHA que son tan importantes para la salud.

¿Por Qué Son los Ácidos Grasos Omega-3 Importantes?

El consumo adecuado de ácidos grasos Omega 3 es esencial para mantener el equilibrio de la producción de sustancias parecidas a las hormonas llamadas prostaglandinas. Las prostaglandinas ayudan a regular muchas funciones fisiológicas importantes incluyendo la presión de sangre, la coagulación de la sangre, la transmisión nerviosa, las respuestas inflamatorias y alérgicas, las funciones de los riñones y el tracto gastrointestinal, y la producción de otras hormonas.

Dependiendo del tipo y la cantidad de ácidos grasos que consumimos, ciertos tipos de prostaglandinas pueden ser producidos en gran cantidades, mientras que otros no pueden producirse en absoluto, y este desequilibrio de prostaglandinas pueden tener consecuencias negativas en la salud y el bienestar. El papel de los omega-3 en la producción de prostaglandinas beneficiosas puede explicar por qué han demostrado tener muchos beneficios de salud, incluyendo la promoción de la salud cardiovascular, la función cognitiva, y una respuesta inmune saludable. Nuevos estudios siguen identificando más y más beneficios del omega-3 para una amplia gama de problemas de salud.

¿Por Qué Son Especialmente Importante Durante el Embarazo?

El DHA omega-3 se conoce generalmente como el más importantes de los omega-3 para el embarazo, ya que es un pilar fundamental del cerebro, la retina y el sistema nervioso. Un creciente número de estudios realizados tanto en los bebés humanos y animales muestra una correlación entre el consumo de ácidos grasos omega-3, especialmente el DHA, y la función visual y cognitiva, y el desarrollo del cerebro en general.

En los seres humanos, el desarrollo del cerebro experimenta su crecimiento más rápido y complejo durante el último trimestre del embarazo y los dos primeros años después del nacimiento. Por otra parte, los estudios muestran que los bebés cuyas madres se suplementaron con DHA durante el embarazo tenían una función inmune saludable.

Pero no se trata sólo de bebé – se trata de la salud de la madre, también. Los omega-3 EPA y DHA apoyan los resultados de parto y nacimiento saludables y también se han demostrado apoyar un estado de ánimo saludable. Los estudios han demostrado que el EPA y el DHA ayuda a soportar el estado de ánimo y el bienestar en el período de posparto.

La mayoría de las mujeres estadounidenses son deficientes en EPA y en especial en DHA entrando el embarazo, y sera más deficiente durante el embarazo, ya que la placenta suministra al feto con DHA a partir del tejido de la mama. El agotamiento persiste 9-12 meses después del parto y, como se puede imaginar, empeora con múltiples embarazos. Esto explica por qué la suplementación con omega-3 de aceite de pescado o aceite de algas es tan importante.

¿Es Seguro Tomar Aceite de Pescado Durante el Embarazo?

Sí. Mientras que el pescado puede contener toxinas ambientales como el mercurio que se acumula durante su vida, estas toxinas pueden ser prácticamente eliminadas durante la fabricación y procesamiento del aceite de pescado, con el uso de materias primas de alta calidad y un proceso de refinación tecnológicamente avanzado que utiliza tecnologías avanzadas de destilación.

Cualquier fabricante de aceite de pescado de buena reputación debe ser capaz de proveer la documentación de los resultados de un laboratorio de tercera parte que muestra los niveles de pureza de su aceite de pescado, hasta las partículas por nivel de trillones. Algunas marcas son de calidad más alta que otras; pidiendo esta documentación es una manera de asegurar que su suplemento de aceite de pescado es puro y seguro.

¿Qué Debo Buscar Cuando Comprando Aceite de Pescado?

Busque un fabricante que es transparente- cualquiera puede decir que producen aceite de pescado de calidad pero no todo el mundo puede comprobarlo. La unica prueba objetiva de la calidad y pureza del aceite de pescado son los resultados de pruebas hechas por terceras partes que verifican el cumplimiento estricto de las normas, asi que busque un fabricante que libremente ofrece esos resultados.

Muchas organizaciones han puesto normas de calidad para el aceite de pescado, incluso el Estándar Medicinal noruego, el Estándar de la Farmacopea europeo, GOED y el estándar estadounidense voluntario establecido por el Consejo para la monografía de 2006 de la Nutrición Responsable

Estas normas garantizan la calidad de aceite de pescado estableciendo cupos para las toxinas, metales pesados y oxidación, así que asegúrese de comprar de un fabricante que puede documentar que sus productos cumplen o superan estos estándares.

¿Cuánto Necesito Tomar?

Las mujeres embarazadas deben asegurarse de tomar diariamente un suplemento que proporcione un mínimo de 300 mg de DHA por lo menos. El omega-3 oficial de la Asociación Americana del Embarazo es el DHA Prenatal de Nordic Naturals’, que proporciona 480 mg de DHA y 205 mg de EPA por porción (2 soft gels). A continuación se ofrece una breve referencia a la ingesta recomendada.

ISSFAL (la Sociedad Internacional para el Estudio de Ácidos Grasos y Lípidos) ha establecido la siguiente tabla de la dosis mínima recomendada:

Bebés (1–18 meses): 0–15 lbs: 32 mg/lb EPA+DHA

Niños (1.5–15 años): 15 mg/lb EPA+DHA

Adultos (15–115 años): 500 mg EPA+DHA (con un mínimo de 220 mg EPA y 220 mg DHA)

Mujeres Embarazadas y Lactantes: 300 mg DHA cada día

¿Y Si Soy un Vegetariano?

Un suplemento de omega-3 de aceite de algas puede ser una alternativa vegetariana excelente al aceite de pescado. Asegúrese de leer las etiquetas para asegurarse de que elige un producto que suministra la cantidad suficiente de EPA y DHA – algunos aceites de algas carecen de EPA.

¿Donde Puedo Aprender Más Acerca de la Investigación del Omega-3 en el Embarazo?

La siguiente página web ofrece una gran lista de estudios hechos del omega-3 en una amplia variedad de categorias, incluyendo la salud femenina y la reproducción: www.omega-research.com