Hemorragias nasales durante embarazo

Mujer experimentando hemorragias nasales durante el embarazo

¿Hay un mayor riesgo de hemorragias nasales durante el embarazo? Cuando se queda embarazada de su sistema circulatorio debe ampliar para dar cabida a su bebé. Con esta expansión, su cuerpo crea más sangre y la circulación de la sangre aumenta. Estos cambios pueden conducir algunos efectos secundarios problemáticos tales como hemorragias nasales más frecuentes durante el embarazo.

¿Cómo se Pueden Prevenir Hemorragias Nasales Durante el Embarazo?

Su nariz contiene muchos vasos sanguíneos pequeños. Debido al aumento en la circulación sanguínea durante el embarazo, estos vasos sanguíneos son más propensos a reventar causando una hemorragia nasal. Si debe sonarse la nariz o limpiarla por cualquier motivo, asegúrese de hacerlo con cuidado. Esto le ayudará a reducir su posibilidad de tener una hemorragia nasal durante el embarazo.

Además, es mucho más probable que obtenga una hemorragia nasal cuando el aire es seco, por lo que durante los meses secos de invierno, es importante utilizar un humidificador en su casa. El aire humedecido ayudará a disminuir las posibilidades de una hemorragia nasal durante el embarazo.

El Cuidado de Hemorragias Nasales Durante el Embarazo

Puede terminar lentamente su hemorragia nasal siguiendo estos pasos:

  1. Asegúrese de sentarse o estar de pie con la cabeza erguida.
  2. Ligeramente apriete los dos fosas nasales hacia el centro de la nariz. Haga esto por un par de minutos, y luego deje ir. Repita este paso si el sangrado no ha disminuido.
  3. Si el flujo de sangre es bastante, también puede inclinarse hacia adelante un poco para que no ingieren nada de sangre.

Usted debe llamar a su médico inmediatamente si su hemorragia nasal sigue una lesión en la cabeza.

Otras razones que consulte a su médico incluyen los siguientes:

  • Usted tiene la presión arterial alta
  • El sangrado por la nariz continúa después de completar los pasos anteriores
  • El flujo de sangre es sustancial

La buena noticia es que a pesar de estas hemorragias nasales pueden ser un inconveniente, en la mayoría de circunstancias no suponen una amenaza para usted o su bebé.

Compilado utilizando la información de los siguientes recursos:

Harms, R. W. (Ed.). (2004). Mayo Clinic guide to a healthy pregnancy. New York, NY: HarperCollins Publishers Inc.

Johnson, Robert V. (Ed.). (1994). Mayo Clinic complete book of pregnancy & baby’s first year. New York, NY: William Morrow and Company, Inc.