Prueba de Fertilidad Femenina

 Imagen de las pruebas de la infertilidad femenina

Mujer Proceso de Pruebas de Fertilidad

Cuando una pareja no ha tenido éxito a quedarse embarazada después de un año, los dos parejas necesitan pasar a una evaluación médica y física completa.  Pruebas para infertilidad femenina y una análisis del semen deben empezar inmediatemente.  Porque factores masculinas cuentan para aproximadamente 50% de todos los casos de infertilidad, es importante examinar los dos parejas para problemas posibles de infertilidad.

Una prueba en hogar para la análisis del semen está disponible para alentar la prueba de fertilidad masculina.  La opción de la prueba en hogar permite los hombres estar más cómodo con la prueba en la intimidad de sus propios hogares.

¿Qué es el procedimiento para la prueba de la fertilidad femenina?

El primer paso en el diagnóstico de un problema en relación a la fertilidad es un examen completo con su médico de fertilidad.  Durante ésta cita, su historia y estilo de vida se discutirán extensamente. Temas como uso de contracepción, historia menstrual y del embarazo, prácticas sexuals presentes y pasadas, medicamentos usado, historia de cirúgia, y otros problemas con su salud y que su estilo de vida es así como su trabajo y condiciones de vida se discutirán.

Un examen físico completo se hará tambien.   Áreas como sus tiroides, senos, y crecimiento de su cabello se examinarán. Un examen pélvico es también una parte importante de la evaluación de la fertilidad, junto con una prueba de Papanicolaou.

Después de la primera cita, su médico puede querer seguir con pruebas adicionales.  La prueba inicial evaluará cosas como si la ovulación está ocurriendo, cuando se la debe ocurir, función de los ovarios, y función útero durante el procedimiento de ovulación.

Idealmente, usted ya se han comenzado el seguimiento de su ovulación a través de conocimiento de la fertilidad o un monitor de fertilidad. Esto proporcionará a sus especialistas de reproducción con información valiosa sobre su ovulación. Por lo general, una de las primeras preguntas con respecto a la fertilidad femenina es si está ovulando o no.

Evaluación de ovulación se puede estar desglosado a los tipos:

  • Prueba de ovulación – para confirmar si la ovulación está ocurriendo por examinando sus tablas de temperatura, usando equipos de predicción de ovulación y pruebas de la sangre y un ultrasonido.
  • Prueba de función de los ovarios – Éstas pruebas están buscando a determinar como las hormonas están funcionando y trabajando durante su ciclo de ovulación.  Las pruebas incluyen el “día 3 FHS” (mediendo la hormona foliculoestimulante),  “día 3 estradiol” (mediendo estrógeno), un ultrasonido (para confirmar que la ovulación ocurrido), y análisis de la sangre para determinar los niveles de inhibina B.
  • Prueba de fase de lútea – La prueba evaluará los niveles de progesterona, pruebas de hormonas más extensa y posible una biopsia endometrial (ver más abajo para obtener más información sobre este procedimiento).
  • Prueba de las hormonas – La mayoría de éstas pruebas revolverá alrededor pruebas completas de las hormonas.

Éstas pruebas de las hormonas incluyen las siguientes:

  • Hormona luteinizante
  • Hormona foliculoestimulate
  • Estradiol
  • Progesterona
  • Prolactina
  • Análisis de T3
  • Total testosterona
  • Testosterona libre
  • DHEA-S
  • La androstenediona

Las siguientes pruebas se utilizan comúnmente en el primer ciclo evaluado:

  • Prueba del moco cervical:  Ésta involucra una prueba postcoital para determinar si el esperma puede penetrar y sobrevivir en el moco cervical. También implica un cribado bacteriana.
  • Prueba ultrasonido:  Ésta está usado para evaluar el espesor del revestimiento del útero (endometrio), para supervisar el desarrollo del folículo y para comprobar el estado del útero y los ovarios. Una ecografía puede realizarse dos o tres días más tarde para confirmar que un óvulo ha sido lanzado.

Si tanto el análisis de semen y la prueba anterior devuelven resultados normales, también hay pruebas adicionales que sus especialistas en fertilidad pueden recomendar.

Estas pruebas incluyen cualquieras de los siguientes:

  • Histerosalpingografía (HSG): Ésta es una radiografía del útero y los tubos de Falopio. Se inyecta un tinte a través del cerviz a los tubos de Falopio y el útero. El medio de contraste permite al radiólogo ver si hay una obstrucción o algún otro problema.
  • La histeroscopia: Este es un procedimiento que puede ser utilizado si la HSG indica la posible presencia de anormalidades. El histeroscopio se inserta a través de la cerviz en el útero, lo que permite a su especialista en fertilidad para ver cualquier anomalías, tumores, o cicatrices en el útero. El histeroscopio permite al médico tomar fotografías que pueden ser utilizados para futuras consultas.
  • La laparoscopia: Este es un procedimiento que se realiza bajo anestesia general, que implica el uso de un telescopio de fibra óptica. El laparoscopio se inserta en el abdomen de una mujer para proveer una vista del útero, los tubos de Falopio y los ovarios. Si se encuentran anomalías, tales como la endometriosis, el tejido cicatricial u otros adherencias, que pueden estar eliminado por un láser. Es importante confirmar que usted no está embarazada antes de realizar ésta prueba.
  • Biopsia del endometrio: Este es un procedimiento que consiste en raspar una pequeña cantidad de tejido del endometrio antes de la menstruación. Este procedimiento se realiza para determinar si el revestimiento es suficientemente gruesa para que un óvulo fertilizado implantar y crecer. Es importante confirmar que no está embarazada antes de realizar ésta prueba.

Estos exámenes no son obligatorios y sus especialistas en fertilidad sabrán que pone a prueba a recomendar en su situación.

Última actualización: 03/2015

Compilado utilizando la información de las siguientes fuentes:

RESOLVE: The National Infertility Association, http://www.resolve.org American Society for Reproductive Medicine (ASRM), http://www.asrm.org