Parálisis Cerebral

Imagen de madre y niño con la parálisis cerebral

Parálisis Cerebral: las Causas, el Tratamiento y la Prevención

La parálisis cerebral refiere a un grupo de condiciones que afectan el control del movimiento y la postura. Debido a los daños a las áreas del cerebro que controlan el movimiento, un niño afectado no puede mover sus músculos normalmente. Aunque los síntomas varían de leves a severos, la condición no empeore como el niño crece. Con tratamiento, la mayoría de los niños pueden mejorar significativamente sus capacidades.

Muchos niños con parálisis cerebral tienen otros problemas que requieren tratamiento. Estos incluyen el retraso mental, problemas de aprendizaje, convulsiones, y problemas de visión, audición y del habla.

¿Cómo común es la parálisis cerebral?

La parálisis cerebral usualmente no está diagnosticado hasta un niño tiene acerca de 2 a 3 años de edad. Aproximadamente 2 a 3 niños en 1,000 mayor de los tres años tienen la parálisis cerebral. Cerca de 500.000 niños y adultos de todas las edades en este país tienen parálisis cerebral.

¿Cuáles son los diferentes tipos de parálisis cerebral?

Hay tres tipos principales de parálisis cerebral y algunas personas pueden tener síntomas de más de un tipo.

Parálisis cerebral espástica

Acerca de 70-80% de los individuos afectados tienen parálisis cerebral espástica , en la que los músculos están rígidos, haciendo el movimiento difícil. Cuando ambas piernas son afectados ( diplejía espástica ), un niño puede tener dificultad para caminar debido a los músculos apretados en las caderas y las piernas causando las piernas girar hacia adentro y se cruzan en las rodillas (llamado de tijera o tijereteo).

En otros casos, solamente un lado del cuerpo está afectado (hemiplejia espástica), a menudo con la arma más severamente afectada que la pierna.

Lo más grave es la cuadriplejia espástica, en la que las cuatro extremidades y el tronco se ven afectados, a menudo junto con los músculos que controlan la boca y la lengua. Los niños con cuadriplejia espástica a menudo retraso mental y otros problemas.

Parálisis cerebral atetoide o discinética

Alrededor del 10-20% de los individuos afectados tienen la forma atetoide de la parálisis cerebral, que afecta todo el cuerpo. Se caracteriza por las fluctuaciones en el tono muscular (que varían de muy apretado a muy flojo), y en ocasiones se asocia a movimientos incontrolados, que pueden ser lentos y involuntarios de torsión o rápidos y desiguales.

Los niños a menudo tienen problemas para aprender a controlar su cuerpo suficientemente para sentarse y caminar. Porque los músculos de la cara y la lengua pueden ser afectados, también pueden tener dificultades con la succión, la deglución y el habla.

Parálisis cerebral atáxica

Acerca de 5-10% de los individuos afectados tienen la forma atáxica, que afecta el equilibrio y la coordinación. Pueden caminar con una marcha inestable con los pies muy separados, y tienen dificultades con los movimientos que requieren una coordinación precisa, como la escritura.

¿Cuáles son las causas de la parálisis cerebral?

En alrededor del 70% de los casos, la parálisis cerebral resulta de eventos ocurriendo antes del parto que pueden alterar el desarrollo normal del cerebro. Contraria a la creencia común, la falta de oxígeno que llega al feto durante el parto contribuye a sólo una pequeña minoría de los casos de parálisis cerebral, según un informe de 2003 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, las siglas en inglés) y la Academia Americana de Pediatría (AAP).

Algunas de las causas conocidas de la parálisis cerebral incluyen:

  • Infecciones durante el embarazo – Ciertas infecciones en la madre, incluyendo la rubéola (sarampión alemán), citomegalovirus (una infección viral generalmente leve) y la toxoplasmosis (una infección parasitaria generalmente leve) pueden causar daño cerebral y causar parálisis cerebral. Estudios recientes sugieren que las infecciones maternas que involucran las membranas de la placenta (corioamnionitis) pueden contribuir a la parálisis cerebral en plazo completo, así como los bebés prematuros (nacidos antes de las 37 semanas completas de embarazo). Un estudio realizado en 2003 en la Universidad de California en San Francisco encontró que los bebés a término tenían cuatro veces más probabilidades de desarrollar parálisis cerebral si estaban expuesto a corioamnionitis en el útero. Infecciones del aparato reproductor/urinario también pueden aumentar el riesgo de parto prematuro, otro factor de riesgo para la parálisis cerebral.
  • Oxígeno insuficiente alcanzando el feto – Cuando la placenta no funciona correctamente o se desgarra de la pared del útero antes del parto; el feto no puede recibir suficiente oxígeno.
  • Prematuridad – Los bebés prematuros que pesan menos de 3 1/3 libras son hasta 30 veces más probabilidades de desarrollar parálisis cerebral que los bebés a término. Muchos de estos pequeños bebés sufren de sangrado en el cerebro, lo que puede dañar el tejido cerebral delicado. También pueden desarrollar leucomalacia periventricular, que es la destrucción de los nervios que rodean las cavidades llenas de líquido (ventrículos) en el cerebro.
  • La asfixia durante el parto – Hasta recientemente se creía que la asfixia (falta de oxígeno) durante un parto difícil fue la causa de la mayoría de los casos de parálisis cerebral. El informe ACOG / AAP muestra que menos del 10 por ciento de los tipos de lesiones cerebrales que pueden resultar en parálisis cerebral están causado por la asfixia.
  • Enfermedades de la Sangre – Enfermedad Rh, una incompatibilidad entre la sangre de la madre y el feto, puede causar ictericia severa y daño cerebral, lo que resulta en la parálisis cerebral. Enfermedad Rh generalmente se puede prevenir por dando una mujer Rh negativo una inyección de un producto sanguíneo llamado inmunoglobulina Rh alrededor de la semana 28 del embarazo y de nuevo después del nacimiento de un bebé Rh positivo. Trastornos de coagulación sanguínea (trombofilias) en la madre o el bebé también pueden aumentar el riesgo.
  • Ictericia severa -La ictericia, coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos causada por la acumulación de un pigmento llamado bilirrubina en la sangre, en ocasiones llega a ser grave. Sin tratamiento, la ictericia grave puede presentar un riesgo de daño cerebral permanente que resulta en parálisis cerebral atetoide.
  • Otros defectos de nacimiento – Los bebés con malformaciones cerebrales, numerosas enfermedades genéticas y otros defectos congénitos físicos están en mayor riesgo de parálisis cerebral.
  • La parálisis cerebral adquirida– Alrededor de 10 por ciento de los niños con parálisis cerebral la adquiere después del nacimiento debido a lesiones cerebrales que ocurren durante los primeros dos años de la vida. Las causas más comunes de este tipo de lesiones son infecciones cerebrales, como la meningitis, y lesiones en la cabeza .

¿Cómo se diagnostica la parálisis cerebral?

Los padres pueden llegar a ser preocupados por el desarrollo de su bebé o de su niño si el niño está teniendo problemas para aprender a darse vuelta, sentar, gatear o caminar . Los padres siempre deben discutir estas preocupaciones con el pediatra de su bebé.

La parálisis cerebral se diagnostica principalmente por evaluando cómo un bebé o un niño mueve. El médico evaluará el tono muscular del niño, lo que puede causarlos aparecer flojos. Otros tienen un tono muscular aumentado, lo que los hace aparecer rígidos, o variable (aumentado a veces y bajo en otros momentos).

El médico examinará los reflejos del niño y mira a ver si el bebé ha desarrollado una preferencia por el uso de su mano derecha o izquierda.

Aunque la mayoría de los bebés no desarrollan una preferencia de mano (convertido en la derecha o la izquierda) hasta al menos 12 meses de edad, algunos bebés con parálisis cerebral lo hacen antes de los seis meses de edad. Otro signo importante de parálisis cerebral es la persistencia de ciertos reflejos, llamado reflejos primitivos, que son normales en los bebés más pequeños, pero desaparecen generalmente por 6 a 12 meses de edad.

El médico también le hará una historia médica cuidadosa y tratar de descartar la existencia de otros trastornos que podrían estar causando los síntomas.

Los proveedores de atención médica también pueden sugerir pruebas de imagen cerebral tales como imágenes por resonancia magnética (MRI, las siglas en inglés), tomografía computarizada (TC) o una ecografía . A veces, estas pruebas pueden ayudar a identificar la causa de la parálisis cerebral. El ultrasonido se recomienda a menudo en los bebés prematuros que se consideran en riesgo de parálisis cerebral para ayudar a diagnosticar anormalidades en el cerebro que se asocian frecuentemente con parálisis cerebral (permitiendo la terapia comenzar temprano).

En algunos niños con parálisis cerebral, especialmente aquellos que son afectados de forma ligera, las pruebas de imagen cerebral no muestran anormalidades, lo que sugiere que áreas pequeñas microscópicamente de daño cerebral pueden causar síntomas. Alrededor de la mitad de los bebés que son diagnosticados con parálisis cerebral leve parecen superar sus síntomas.

¿Cómo se trata la parálisis cerebral?

Un equipo de profesionales de salud trabaja con el niño y la familia para identificar las necesidades del niño y crear un plan de tratamiento individualizado para ayudar el niño alcanzar su máximo potencial. El equipo está coordinado generalmente por una profesional de salud y puede incluir pediatras, medicina física y rehabilitación, médicos, cirujanos ortopédicos, terapeutas físicos y ocupacionales, oftalmólogos, patólogos del habla/lenguaje, trabajadores sociales y psicólogos.

El niño generalmente comenzará la fisioterapia un poco después del diagnóstico. Terapia mejora las habilidades motoras (como sentarse y caminar), mejora la fuerza muscular y ayuda a prevenir las contracturas (acortamiento de los músculos que limitan el movimiento de las articulaciones).

A veces, aparatos ortopédicos, férulas o yesos se utilizan junto con la terapia física para ayudar a prevenir las contracturas y mejorar la función de las manos o las piernas. Si las contracturas son severos, la cirugía puede estar recomendado para alargar los músculos afectados.

Medicamentos a veces se recomiendan para aliviar la espasticidad o para reducir el movimiento anormal. Desafortunadamente, el tratamiento con fármacos orales a menudo no es muy útil. A veces la inyección de drogas como el Botox ( toxina botulínica ) directamente en los músculos espásticos es útil, y los efectos pueden durar varios meses (permitiendo la fisioterapia más eficaz durante ese tiempo).

Un nuevo tipo de tratamiento contra las drogas está mostrando promesa en niños con espasticidad moderada o grave. Durante un procedimiento quirúrgico, una bomba se implanta debajo de la piel que proporciona continuamente la droga anti-espasmódica, el baclofeno.

Para algunos niños con espasticidad afectan ambas piernas, una técnica quirúrgica llamada rizotomía dorsal selectiva puede reducir de forma permanente la espasticidad y mejorar la capacidad de sentar, estar de pie y caminar. En este procedimiento, los médicos identifican y cortan algunas de las fibras nerviosas que están contribuyendo más a la espasticidad.

Este procedimiento generalmente se realiza cuando el niño tiene entre 2 y 7 años de edad. Según UCP, este procedimiento generalmente se recomienda sólo para niños con espasticidad severa de la pierna que no han respondido bien a otros tratamientos.

Los terapeutas ocupacionales trabajan con el niño en las habilidades necesarias para la vida diaria, incluyendo la alimentación y vestidor. Los niños con problemas del habla trabajan con un terapeuta del habla o, en casos más graves, aprenden a usar un sintetizador de voz computarizado que pueden hablar por ellos. Las computadoras se han convertido en una herramienta importante para los niños y adultos con parálisis cerebral en términos de la terapia, la educación, la recreación y el empleo.

Algunos niños con parálisis cerebral pueden beneficiarse de las muchos aparatos mecánicos disponibles en la actualidad, incluyendo andadores, dispositivos de posicionamiento (para permitir que un niño con postura anormal reposar correctamente), sillas de ruedas personalizadas, scooters y triciclos adaptados.

¿Se puede prevenir la parálisis cerebral?

En muchos casos, la causa de la parálisis cerebral no se conoce, así no hay nada que se pueda hacer para evitarlo. A pesar de las mejoras en la atención de las mujeres embarazadas y los bebés enfermos, el número de bebés con parálisis cerebral parece estar aumentando. Esto está debido, en parte, a la supervivencia de un número creciente de bebés muy prematuros, quienes están en alto riesgo de parálisis cerebral.

Sin embargo, algunas de las causas de la parálisis cerebral han sido identificados, y los casos de parálisis cerebral que se derivan de ellos a menudo se pueden prevenir. Enfermedad Rh y el síndrome de rubéola congénita solían ser causas importantes de parálisis cerebral. Ahora la enfermedad Rh generalmente se puede prevenir cuando una mujer embarazada Rh negativo recibe la atención adecuada. Las mujeres pueden hacerse la prueba de inmunidad a la rubéola antes del embarazo y vacunarse si no son inmunes.

Los bebés con ictericia grave pueden tratarse con luces especiales (fototerapia). Lesiones en la cabeza en los bebés, una causa importante de parálisis cerebral en los primeros meses de vida, a menudo se pueden prevenir cuando los bebés viajen en asientos de seguridad correctamente colocados en el asiento trasero del coche. La vacunación sistemática de los bebés (con la vacuna Hib) previene muchos casos de meningitis, otra de las causas de daño cerebral en los primeros meses.

Una mujer puede ayudar a reducir su riesgo de parto prematuro cuando busca el monitoreo temprano (lo ideal es comenzar con una visita previa al embarazo) y la atención prenatal regular y evita los cigarrillos, el alcohol y las drogas ilícitas.

¿Dónde está más información disponible?

Información adicional está disponible en:

United Cerebral Palsy 1660 L Street, N.W., Suite 700 Washington, DC 20036-5602 Phone: (800) 872-5827 Última Actualización: 07/2015


http://www.ucp.org